¿Cómo se clasifican los alimentos? (Nutrientes o función)

¿Cómo se clasifican los alimentos?

¿Cómo se clasifican los alimentos? ¿Que función cumplen en nuestro cuerpo? Diversos son los especialistas que a lo largo de los años han clasificado los alimentos para un mejor consumo.

Al clasificarlos, es más fácil armar una dieta para una persona con diabetes, por ejemplo, a con obesidad, o simplemente para cualquier ser humano que desee tener una vida sana y que su organismo funcione de manera equilibrada.

La Fundación para la Diabetes ubicada en España explica en su página web que los alimentos se pueden clasificar de varias maneras, y que esta clasificación es necesaria para saber qué tipo de nutrientes tiene cada alimento.

Por eso,  hoy queremos que sepas un poco más sobre la clasificación de los alimentos, cómo se lleva a cabo esta organización y la clasificación de los mismos según la función que cumplen en el cuerpo humano.

Clasificación de los alimentos

Según la «Rueda de los Alimentos», como es llamada de acuerdo con especialistas españoles, y de otras pasrtes del mundo, los alimentos se clasifican en siete grupos:

De acuerdo con la Fundación para la Diabetes, de España, los alimentos se clasifican en plásticos o constructores, energéticos y reguladores. Veamos qué abarca cada tipo:

Contenido que encontrarás en esta nota

Plásticos

Los alimentos plásticos están compuestos por proteínas de origen animal, vegetal y minerales.

Destacan mayormente la leche, el yogur, los quesos, las carnes, pescado y huevos, así como como las legumbres, los frutos secos y los cereales.

Energético

Este grupo de alimentos está compuesto esencialmente por hidratos de carbono, fuente por excelencia de energía, la gasolina del cuerpo.

Destacan a aquí los aceites, las grasas, los frutos secos, los cereales como la harina, el arroz, la pasta y el pan; y finalmente el azúcar, la miel, chocolates y dulces.

Muchas veces, cuando nos sentimos débiles, el cuerpo parece hablar y decir: «necesito un dulce».

Si eso te pasa con frecuencia, quiere decir que necesitas energía, en realidad tu organismo te pide hidrato de carbono.

Reguladores

Esta es la tercera clasificación de los alimentos. Los reguladores aportan básicamente vitaminas y minerales.

Se encargan de regular los procesos químicos del cuerpo humano. Aquí se encuentran las verduras y frutas frescas; así como el hígado, lácteos y huevos.

Según el portal «Conociendo los alimentos», los reguladores o constructores: «Son los que proveen los nutrientes necesarios para que los energéticos mantengan el cuerpo funcionando».

Al leer, podrás notar que algunos alimentos tienen las tres características, son plásticos, energéticos y reguladores.

¿Cómo se clasifican los alimentos según sus nutrientes?

Los alimentos se clasifican también según sus nutrientes, y con base a este punto se dividen en 7 grupos.

  1. Láteos
  2. Carnes, pescado y huevo
  3. Tubérculos, legúmbres y frutos secos
  4. Hortalizas
  5. Frutas
  6. Pan, pasta, azúcares
  7. Aceites y grasas

Clasificación de los alimentos según su función

Los alimentos, para entender para qué sirven a nuestro organismo, han sido clasificados según su función, es decir, se han esquematizado para saber qué comer, por qué y para qué.

Los alimentos del Grupo 1, específicamente los lácteos, aportan vitamina A y Calcio.

Un porcentaje importante de la composición de los productos lácteos es agua, también tiene hidratos de carbono y finalmente bajas cantidades de proteína. El queso, que se obtiene de la leche, ofrece fósforo, aparte del calcio y la grasa.

La carne, los huevos y el pescado se juntaron en el Grupo 2 porque son alimentos plásticos, y su función es aportar proteínas al organismo.

«La proporción de proteínas de las carnes oscila entre un 16-22% y son de alto valor biológico; tanto la carne de las aves como las de vacuno y porcino tienen la misma cantidad de proteínas, lo que varía es la proporción de grasas», explica la Fundación de Diabetes en su página en Internet.

Los huevos, también del Grupo 2, son fuente de proteínas, presentes en la clara, pero también contienen grasas y colesterol bueno en la parte amarilla.

Finalmente, los pescados, aquí se incluyen también los mariscos, se encuentran en el Grupo 2 porque también tienen la función de aportar proteínas; pero, además contienen fósforo, sodio, potasio y hierro.

 

Los tubérculos, las legumbres y los frutos secos se clasificaron en el Grupo 3 por sus propiedades.

Los tubérculos son aquellos alimentos con raíces en la tierra, como la papa, la zanahoria, la yuca, el rábano, entre otros.

Cada uno de ellos tiene diferentes vitaminas, pero mayormente su función es aportar hidrato de carbono.

Mientras tanto, las legumbres, como los garbanzos y las lentejas, por ejemplo, también son carbohidratos pero con funciones proteicas mucho mayores, incluso más que los alimentos de proteína de origen animal.

Si se consumen con cereales el valor biológico es aún mayor.

Los frutos secos forman parte de este grupo por su aporte de grasas esenciales para el cuerpo, así como minerales. Algunos son las almendras, avellanas, nueces, propios de las navidades.

Del Grupo 4 son las hortalizas y las verduras, que se pueden comer crudas o cocinadas y que aportan excelentes cantidades de vitaminas.

La función de estos alimentos es ayudar al buen funcionamiento del sistema cardiovascular y a prevenir enfermedades como el cáncer, entre otras enfermedades.

Las frutas están en el Grupo 5 porque ayudan a regular el equilibrio mineral del organismo. Ahora bien, cada fruta tiene sus propias vitaminas.

Por ejemplo, la naranja es rica en vitamina C, la banana es rica en potasio, las fresas son especiales para aumentar los glóbulos rojos en la sangre.

El pan, el azúcar y los dulces fueron clasificados en un mismo grupo, el número 6, porque son la principal fuente de carbohidratos, energía para que el cuerpo trabaje.

Los aceites y las grasas fueron clasificados en el Grupo 7 por su aporte de energía y sensación de saciedad. La fundación para la Diabetes explica: «Las grasas pueden ser de origen animal o vegetal.

La grasa animal es la que aporta su sabor especial a cada carne, tiene un predominio de ácidos grasos saturados, aunque su composición es variable, por ejemplo, la carne de vaca y de cordero son más ricas en ácidos grasos saturados que la de cerdo y la del pescado».

Función de los alimentos en el organismo

Cada alimento tiene una función en nuestro organismo y se clasifican justamente según estas funciones para así poder preparar dietas especiales que permitan que el cuerpo humano funcione mejor y por más tiempo.

Además, cada persona tiene requerimientos especiales, y la organización de los alimentos ayuda a saber cuál alimento le va a mejor a cada quien. Alimentarse no es cualquier cosa y debe hacerse con responsabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *