Aceite de Algodón: Perfecto hidratante para la piel

Campos de Algodón

¿Has oído hablar del aceite de algodón? Como en el caso de otras semillas oleaginosas, como el girasol, la soya o el cacahuate, las semillas del algodón ofrecen diversos efectos reparadores para nuestra salud.

Unas gotitas de aceite de algodón pueden devolver la hidratación, elasticidad y vitalidad a nuestra piel, mientras que su consumo en ensaladas, carnes, salsas o margarinas, tiene efectos cardioprotectores y antioxidantes para nuestro organismo. ¡Sin duda, una maravilla!

Si eres de los que pensaba que el algodón solo servía para la confección de telas, desinfectar heridas o, en el caso más extremo, saciar algún antojo dulce durante un día de feria, te invitamos a descubrir en este artículo todos los usos y secretos del aceite de algodón para tu salud.

Campos de Algodón

Campos de Algodón

¿Qué es el Algodón?

El algodón, mejor conocido como Gossypium, en el campo de la ciencia, es una fibra textil de origen vegetal muy popular en diversas partes del mundo. Tiene su origen en las plantas de algodón o algodoneras, unos arbustos muy rústicos y de baja estatura, en cuya flor polinizada brotan unos frutos ovalados. Estos frutos desarrollan en su interior unas semillas de coloración obscura que, al madurar, forman fibras vegetales de algodón con medidas que van desde los 20 hasta los 45 milímetros de largo.

En cuanto a su composición, el algodón contiene un 90% de celulosa, un biopolímero compuesto por moléculas de glucosa, que surge en forma de motitas blancas, las cuales destacan no solo por su color sino también por la suavidad y ligereza de su tejido.

Origen del Algodón

Desde tiempos antiguos, este elemento natural ha sido uno de los más utilizados a nivel mundial debido a la alta calidad que ofrece para la confección de diferentes tejidos. Según algunos registros historiográficos, la semilla de algodón tiene su origen en el continente asiático, específicamente en la India, de donde salieron los primeros cultivos para el año 1.500 a.C. extendiéndose posteriormente hacia África y Europa.

Para la época, el algodón era considerado un tejido exótico, conocido bajo nombres como bómbyx (término griego utilizado para el algodón y la seda), carbasus (latín) o karpäsa (sanscrito). Sin embargo, su título actual proviene de una adaptación del vocablo árabe al-qutun, nombre con el cual era denominado en oriente medio.

En la antigüedad clásica, civilizaciones como la griega, persa y romana disfrutaron de las bondades del algodón en la confección de túnicas, cortinas y alfombras de finos hilos, siendo el arbusto de algodón una de las plantas más cultivadas para la época. No obstante, algunos datos señalan que, en América, el arbusto de algodón y su fruto eran conocidos desde la antigüedad, siendo el actual territorio de México uno de los pioneros en su cultivo con un registro de al menos 8.000 años de antigüedad en la cultura Inca.

Cultivo del Algodón

En la actualidad, el continente asiático sigue siendo el mayor productor y distribuidor de esta fibra, seguido de África, Europa y América, mientras que la planta de algodón, se ha posicionado a nivel mundial como una de las plantas más rentables dentro del campo de la agricultura por la cantidad de fibra vegetal que nace de ella y los diferentes usos y beneficios que se obtienen no solo de su planta sino también de su semilla.

Su cultivo se produce a través de las semillas de algodón, las cuales deben sembrarse en primavera y recogerse otoño o temporada de sequía. Se debe plantar a una temperatura aproximada de 20° centígrados, en un lugar donde pueda recibir luz directa del sol, lo cual permitirá un mejor crecimiento de la planta y, por ende, mejores frutos. Mantenerlas húmedas y bien drenadas, es vital, y su recolección conviene realizarla preferiblemente con la mano, destinando las fibras para la industria textil, mientras que las semillas se utilizan para la elaboración del aceite de algodón.

Usos y propiedades del aceite de algodón

En los párrafos anteriores te hablamos del origen y cultivo del algodón, ahora es momento de hablar sobre el aceite de algodón, sus propiedades y diferentes usos en la industria cosmética y gastronómica.

Diferentes estudios científicos han arrojado que la semilla de algodón contiene propiedades antioxidantes y revitalizantes por su alto contenido en Vitamina D y E, lo que lo ha convertido en uno de los favoritos de la industria farmacéutica y cosmética para la elaboración de cremas hidratantes, productos de limpieza para la piel y tratamientos capilares reparadores.

Además, contiene propiedades emolientes, hidratantes y nutrientes que aportan elasticidad a la piel, mientras que la presencia de ácidos grasos como el Ácido linoleico y el Ácido palmitoléico colabora en la regeneración de los tejidos.

Su ingesta en alimentos como carnes, salsas, margarinas o ensaladas, además de conservarlos durante mucho más tiempo, protege de afecciones cardiovasculares, mientras que una cucharadita puede reparar irritaciones y problemas intestinales como el estreñimiento gracias a sus propiedades laxantes.

Proceso de elaboración del Aceite de Algodón

Al igual que sucede con otras semillas oleaginosas, como el girasol, la soya, y el cacahuate, una vez que las semillas de algodón son separadas de aquellas fibras que se utilizan para la industria textil, estas pueden ser aprovechadas para la elaboración de aceites vegetales.

Para la elaboración del aceite de algodón, las semillas reciben un tratamiento de refinación, desodorización y extracción por solventes a fin de llevarlas a un estado de puro. Para ello, se realiza un prensado en frío de las semillas con el fin de romper la cascara exterior dura y extraer el aceite desde el núcleo grano.

En el prensado inicial, el aceite de algodón contiene una sustancia tóxica llamada gosipol, distinguible por presentar un color rosáceo o negro, un fuerte sabor picante y enérgico olor. Esta sustancia es eliminada durante la refinación y procesado industrial procurando la pureza del aceite, obteniendo como resultado una apariencia limpia y agradable. Una tonelada de semillas puede generar 200 kg de aceite, 500 kg de harina y 300 kg de cáscara, aproximadamente.

Recetas o formas de uso de Aceite de Algodón

Cosmética

  • Para la hidratación de tu piel: Puedes hacer del aceite de algodón un aliado diario para el cuidado de tu piel. Agrega unas gotitas a tu crema de uso corporal y conseguirás una textura suave, hidratando las pieles secas e irritadas.
  • Para reparar tu cabello: Aplica unas gotitas a tu champú para revitalizar y fortalecer el cabello maltratado, otorgando suavidad y brillo. Además, aportará una alta nutrición a tu cabello ante los radicales libres, gracias a su alto contenido en ácidos grasos saturados.
  • Para tener un cutis de porcelana: Si sufres de acné o algún tipo de erupción cutánea, puedes complementar tu mascarilla nocturna con un toque de aceite de algodón. La presencia de ácidos grasos que otorgará el aceite de algodón a tu mascarilla, favorecerá la circulación de tu dermis y la revitalización de tu ph, haciendo del aceite de algodón un aliado en la regeneración de tu piel.

Gastronomía

  • Secreto de Cocina: Al someter a refinado el aceite de algodón, se convierte en un aceite apto para el consumo humano. Puedes emplear un pequeño toque de aceite algodón como aderezo en tus ensaladas, acompañante de tus salsas o en la elaboración de margarinas, pero de lo bueno poco, recuerda utilizarlo con cautela, porque también contiene muchas grasas saturadas poco saludables.

Medicina

  • Promueve la salud de la piel: Si observas que a tu piel le falta brillo, se torna agrietada o reseca, una cucharadita de este aceite vegetal te ayudará a recuperar las bondades de tu piel, el consumo o aplicación de la misma, equivale a consumir una capsula de Vitamina E al día.
  • Mejora el sistema digestivo: Si sufres de problemas digestivos como el estreñimiento o irritación intestinal, una cucharada en ayunas puede corregir este problema.

Estamos seguros que luego de conocer todas las bondades del aceite de algodón, ahora pasará a ocupar un lugar especial en tu alacena o junto a tus productos de belleza. Coméntanos ¿ya habías escuchado hablar sobre el aceite de algodón? ¿lo recomiendas? ¿qué otros usos conoces?

¡Cuéntanos tus experiencias, tu opinión es importante!