Aceite de Rosa Mosqueta ¡Increible aceite natural!

Si eres de las chicas que le gusta emplear elementos naturales para su cuidado personal, en este artículo encontrarás información de tu interés.

El aceite de rosa mosqueta, es uno de los aceites naturales preferidos por las abuelitas y las amas de casa para el cuidado de la piel, el fortalecimiento de las uñas, el crecimiento las pestañas y del cabello y muchos otros usos estéticos y medicinales que compartiré contigo a lo largo de este artículo, pero, primero conozcamos qué es.

Planta Rosa Mosqueta

La rosa mosqueta, conocida también como Rosa Moschata, Rubignosa, Nemoralis o Eglantería, es un tipo de arbusto perteneciente a la familia de las rosas silvestres que puede encontrarse en bosques y setos. En el reino de las plantas, se distingue entre los demás rosales por producir un fruto muy particular llamado escaramujo, el cual es de color rojizo o naranja y posee forma de huevo. Este fruto es el encargado de generar las semillas necesarias para la elaboración del aceite de rosa mosqueta.

Origen de la Rosa Mosqueta

La rosa mosqueta es originaria de Europa Central y Europa del Este, siendo cultivada normalmente en el Reino Unido, sin embargo, este tipo de arbusto también puede encontrarse en el norte de África, Asia y Suramérica. En esta última región, su principal productor y exportador es Chile, país donde la planta fue trasladada durante tiempos de conquista.

Características de la Rosa Mosqueta

  • Posee ramas delgadas y flexibles con espinas de color violeta.
  • Posee una flor simple en forma redonda, abierta desde la base y con pétalos en color rosado, la cual solo nace una vez por temporada.
  • Sus hojas son de color verde oscuro y asemejan la forma de plumas de aves.
  • Su fruto, el escaramujo, es de color rojizo o naranja. Además, posee forma de huevo y algunas espinas en la unión entre la rama y el tallo.
  • El escaramujo, al igual que la flor de rosa mosqueta, nace una vez por temporada, específicamente en otoño.
  • En cuanto al aceite emanado de sus semillas, es de un color entre rojizo y naranja.

Propiedades del Aceite de Rosa Mosqueta

Los beneficios de esta planta se encuentran es sus semillas las cuales, luego de un proceso de prensado al frío, desprenden un aceite rico en vitaminas, minerales y ácidos grasos.

Aunque la calidad del aceite depende de la variedad genética de la planta, las condiciones de su crecimiento y el método de extracción utilizado, las semillas de rosa mosqueta desprenden una alta cantidad de betacarotenos, vitaminas A y C, además de ácidos grasos esenciales para el metabolismo humano, entre ellos, ácido linolénico, linoleico y oleico, los cuales tienen una presencia aproximada del 77% en la composición grasa.

Estos aceites participan en procesos biológicos relacionados a la regeneración celular, tales como la síntesis de las prostaglandinas, la regeneración de la membrana, en los mecanismos de defensa del cuerpo humano, el crecimiento, entre otros. ¡Sin duda, un aliado para la salud!

Usos y beneficios del Aceite de Rosa Mosqueta

Para la piel

  • Hidrata y suaviza: Puedes poseer una piel suave y tersa haciendo uso del aceite de rosa mosqueta, ya que sus ácidos grasos tienen un fuerte poder de penetración en aplicación tópica, hidratando las capas de la piel de manera más profunda.
  • Repara y tonifica: Su aplicación sobre la piel, sea del rostro o del cuerpo, estimula la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico, mejorando así su elasticidad y firmeza.
  • Aclara manchas y ojeras: El uso regular del aceite de rosa mosqueta puede prevenir las manchas producto del sol que, con la edad, van apareciendo en la piel. Para ello, solo debes refrescar con un algodón la parte afectada y dejar actuar. También sirve como tratamiento contra las ojeras las cuales, normalmente, suelen convertirse en pequeñas manchas oscuras con el pasar del tiempo.
  • Acelera la cicatrización: La presencia del ácido trans-retinoico (vitamina A) en el aceite de rosa mosqueta, estimula a las células encargadas de la regeneración de la piel para lograr un efecto revitalizante más rápido, sin importar el tamaño de la herida.
  • Previene estrías: Está comprobado que su acción regeneradora previene los brotes regulares de estrías que se originan ante cambios bruscos de peso o en procesos de embarazo, e incluso, aminora y aclara las estrías previas.
  • Disminuye las arrugas: Al igual que sucede con las cicatrices, la presencia de vitamina en los componentes del aceite de rosa mosqueta puede ayudar a disminuir las arrugas y líneas de expresión en el rostro, otorgando elasticidad y firmeza a la piel.

Para el cabello y pestañas

  • Nutrición y vida para tu cabello: Si tu cabello se torna áspero y reseco tanto en las hebras como en el cuero cabelludo, puedes aplicar unas gotitas de este aceite a un champú neutro o para cabello normal y utilizarlo en tu lavado regular. Su rápida absorción, además de corregir la resequedad, hidratará tu cabello profundamente sin dejar ningún tipo de oleosidad y te ayudará a prevenir esas canitas que comienzan a surgir por allí sin darnos cuenta.
  • Pestaña abundantes y fuertes. Al aplicar un poco en la zona con la ayuda de un algodón o hisopo, estimulas el crecimiento en las fibras de tus pestañas, las hidratas y fortaleces. Debes realizarlo, preferiblemente, de la mitad de la pestaña hacia arriba, sin tocar la raíz, y con mucha firmeza, a fin de no herir el globo ocular.

Para las uñas y manos

  • Uñas más resistentes: Las uñas débiles y quebradizas son cosa del pasado. Aplicando un poco de aceite de rosa mosqueta a manera de barniz en tus uñas, podrás hacerlas crecer sanas y más fuertes.
  • Manos sin manchas ni arrugas: Si el problema son la presencia de arrugas o manchas en tus manos, un pequeño masaje a diario con este aceite te devolverá la lozanía que tanto anhelas.

Usos Medicinales

  • Analgésico: Su uso tópico puede disminuir de manera temporal dolores musculares e inflamaciones.
  • Para las quemaduras: La presencia de ácidos grasos como el ácido el ácido linolénico, el ácido linoleico y el ácido oleico, en el aceite de rosa mosqueta permiten ciertas funciones celulares que hacen regenerar el tejido, conservar la hidratación y el crecimiento celular, sanando la herida y borrando las marcas casi por completo.
  • Protección contra los rayos UV: El aceite de rosa mosqueta tiene la capacidad de reducir el daño provocado por el sol debido a sus propiedades regenerativas, las cuales permiten reparar el daño ya causado en la piel. Del mismo modo, su regular aplicación contribuye a la prevención de cáncer en la piel y reduce los efectos del envejecimiento. Sin embargo, debe quedar en claro que le aceite de rosa no debe emplearse como protector solar, su trabajo es de el de hidratación y reacondicionamiento de la piel luego de la exposición al sol.

Contraindicaciones

  • Al ser la mayoría de sus ácidos grasos insaturados, el aceite de rosa tiene un proceso de oxidación más rápido, es decir, su vida útil es más corta en comparación a otros aceites. Esta situación podría generar retrasos en los efectos deseados en el consumidor, haciendo su proceso de sanación un poco más lento.
  • Debido a su alto contenido de ácidos grasos, no se recomienda aplicarlo en zonas excesivamente grasas, con problemas de seborrea o acné. Esto podría estimular la producción de cebo en la zona, generando oleosidad en la piel y otros problemas cutáneos.
  • Si usted es una persona de piel sensible o propensa a cuadros alérgicos, sugerimos realizar una prueba previa a su aplicación, untando una pequeña cantidad de aceite rosa mosqueta en el antebrazo para descartar reacciones alérgicas.

¿Cómo preparar Aceite de Rosa Mosqueta?

En esta sección te enseñaremos cómo preparar una efectiva versión casera de este maravilloso aceite. Si quieres disfrutar de todas sus bondades, entonces debes buscar lo siguiente:

  • 1 Cuchillo.
  • 2 Frascos o recipientes de vidrio con tapa o con tapa hermética.
  • Aceites esenciales (preferiblemente de almendras u oliva).
  • 2 escaramujos (fruto de la rosa mosqueta) o puedes comprar sus semillas ya limpias.

Preparación

  1. Como explicamos anteriormente, el aceite rosa de mosqueta se obtiene de los escaramujos, por lo cual, el primer paso (en caso que no hayas comprado las semillas ya listas) es lavar muy bien los escaramujos y luego secarlos por completo.
  2. Una vez limpios y secos, con la ayuda de un cuchillo retiramos los bordes de los escaramujos y cortamos de manera vertical. Cumplido este paso, procedemos a separar la semilla de la pulpa y volvemos a lavar y secar.
  3. Agregamos la cantidad de semillas a utilizar a nuestro frasco de vidrio y una vez dentro completamos añadiendo el aceite de nuestra preferencia hasta cubrir todas las semillas.
  4. Por último, cerramos el frasco muy bien y lo depositamos en un lugar seco, fresco y lejos de la luz solar, donde pueda mantenerse macerado por al menos 20 días. Transcurrido este tiempo, debemos colar el resultado y pasarlo a un nuevo frasco donde podrá usarse normalmente. ¡Así de fácil!

Recuerda, este tipo de aceite debe mantenerse alejado de la luz solar para preservar sus propiedades.

¿Cómo aplicarlo?

Este es el paso más sencillo. Lava bien tus manos y la zona a tratar. Una vez limpias, vierte unas gotitas de aceite de rosa mosqueta en tus dedos y aplícalas sobre tu piel con movimientos ascendentes para generar consistencia. Si gustas, también puedes hacerlo con ayuda de una motita de algodón.

En pocas semanas podrás observar los resultados: una piel lozana, brillante, de aspecto suave e hidratada, libre de impurezas y oleosidad.

Y te confesamos, estamos deseosos por conocer los resultados que esta receta generó en ti. Si eres una de nuestras valientes, coméntanos los resultados que lograste con nuestros consejos en la sección de comentarios, ¡queremos conocer tu experiencia!