+28 Alimentos con PH (ácidos)

Alimentos con PH

¿Sabes cómo el PH de los alimentos puede interferir en los procesos digestivos? Como es bien sabido los alimentos son indispensables para que el organismo cumpla a cabalidad con sus funciones.

Pero las propiedades de estos pueden afectar tanto positivamente como negativamente. El PH en un alimento, por ejemplo, indica cuál es su grado de concentración de iones de hidrógeno.

Para medirlo se utiliza una escala que va del 1 al 14 y mientras más ácido es un alimento, más bajo es su número, por lo que los alimentos marcados con grado de PH de 7 en adelante se le considera alcalino y son los más recomendables.

Una dieta que incluya demasiados ácidos, puede afectar notablemente el estómago y causar enfermedades graves capaz de comprometer la vida de las personas.

Como es el caso de un incremento en la acidez en la orina, que puede derivar en que se formen un tipo de cálculos renales llamados cálculos de ácido úrico.

Sin embargo, aún con todos los estudios que se realizan en el mundo a productos alimenticios y sus influencias en el organismo, todavía existen especulación en torno a que efectos nocivos causa demasiada acidez, pero alguno expertos aseguran que eso puede llegar a causar incluso deterioro del sistema óseo y músculos.

Demasiada acidez también puede aumentar el riesgo de cáncer, problemas hepáticos y enfermedades del corazón, pero el consumir alimentos con PH puede tener sus beneficios específicos y aquí te mencionamos cuales son.

Consumir alimentos con PH ácido ¿Es bueno o malo?

Como ya lo hemos mencionado, los alimentos ácidos son aquellos que promueven el alimento de acidez en la sangre, provocando que el organismo se esfuerce para mantener en equilibrio los niveles de PH en la sangre y comience a debilitarse y aumenta el riesgo de contraer enfermedades.

El PH acido, también puede disminuir la absorción de nutrientes importantes como vitaminas y minerales, y durante este proceso, el organismo es más propenso a intoxicación por metales pesados, como consecuencia de la contaminación ambiental.

Pero esto no es todo, el PH acido en la sangre puede ocasionar que las células envejecerán más rápido, perdiendo la capacidad de conformar tejidos.

Aumentando el riesgo de enfermedades crónicas, entre otras complicaciones que ponen en riesgo la salud del organismo.

¿Por qué debemos controlar el consumo de PH a través de los alimentos?

Todos los alimentos que consumimos van a parar a el estómago, en donde entran en juego los jugos gástricos, una sustancia acida ya que el PH esta enumerado entre 1 y 3, esto con el objetivo de lograr digerir los alimentos.

Por esta razón el consumir alimentos con PH acido puede alterar la acidez del estómago y demasiado de esta sustancia puede escapar hacia el esófago y llegar hasta tu boca, produciendo sensación de ardor conocida como acidez.

Si bien consumir alimentos con PH adecuado mejoran la digestión, el exceso de alimentos ácidos provoca inflamación, gases, náuseas, indigestión y reflujo gástrico.

Además, este tipo de alimentación favorece un desequilibrio del Ph de la sangre y puede aumentar el riesgo de enfermedades como el cáncer, las cardiovasculares o trastornos hepáticos.

Alimentos con PH que debes evitar consumir en exceso

Siempre se nos ha dicho que el secreto de una buena salud es mantener una alimentación adecuada y equilibrada con aportes de vitaminas, minerales, proteínas y demás sustancias esenciales para el organismo.

Pero lo que pocos conoces es que el grado de acidez que contienen un alimento también es un factor a tomas en cuenta.

Aquí hemos preparado una lista con alguno de los alimentos con PH que deberías evitar consumir o por lo menos mantener su consumo al límite para evitar tener complicaciones en la salud.

Vinagre

En algunos países, es utilizado el vinagre para limpiar vegetales, esto se debe a la acción conservadora gracias a su grado de acidez.

Esta sustancia es capaz de frenas el crecimiento de microorganismos, aunque no los extermina.

Frutas cítricas

Las frutas son uno de los alimentos más importantes para el organismo debido a su aporte nutricional.

Sin embargo, como todo en la alimentación deben consumirse de forma equilibrada ya que algunas de ellas pueden alterar el nivel de ácido del estómago.

Las frutas cítricas como la naranja, el limón, el pomelo, la piña, así como su derivados, presentan bajos niveles de PH por lo que son más ácidas que otras.

Carnes en general

La carne contiene cantidades importantes de potasio y proteínas, dos sustancias esenciales para el rendimiento del organismo, ya que proporcionan energía.

Si las personas carecen de potasio en el cuerpo, la síntesis de proteínas y la formación de las hormonas de crecimiento será moderado, lo que es determinante para el desarrollo adecuado del cuerpo, además la carne contiene zinc y magnesio.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que su consumo excesivo puede ocasionar complicaciones en la salud ya que, es uno de los alimentos bajos en PH, es decir presentan niveles de acidez considerables.

Edulcorantes artificiales

Mucho de los nutricionistas apuestan con dietas a base de alimentos naturales y frescos, pero algunos otros recomienda la incorporación de edulcorantes artificiales en sustitución de la azúcar.

Debido a que estos prácticamente no contienen calorías y no son hidratos de carbono, pero el principal inconveniente es organoléptico, ya que deja un regusto metálico en la boca si no se combina con otros edulcorantes como el aspartamo y la sucralosa.

Pan

El pan es uno de los alimentos más nutritivos a pesar que este excluido de algunas dietas para bajar de peso, esto cuenta con vitaminas del grupo B como tiamina o B1, riboflavina o B2, piridoxina o B6 y niacina.

Necesarias para el aprovechamiento de los hidratos de carbono, proteínas y grasas, entre otras funciones y minerales como el fósforo, el magnesio y el potasio.

Pero como todo, el pan también tiene su lado negativo sí su consumo es excesivo, ya que puede provocar, mal nutrición, síndrome del intestino irritable o estreñimiento, cálculos biliares, cálculos renales, gota, enfermedades celíacas y sensibilidad al gluten.

Azúcar (blanco y moreno)

El azúcar es uno de los alimentos a los que los expertos de la salud condenan en primer lugar, ya que a pesar de proporcionar energía en algunos casos puede provocar enfermedades como la obesidad o la diabetes.

Además de aumentar la acidez en el estómago, por lo que tenemos que tener presente no pasarnos en la cantidad de azúcar recomendada, pero también tenemos que conocer qué tipo de azúcar es más saludable.

Los niños especialmente consumen productos industriales ricos en azúcares como, los cereales del desayuno, los yogures, las galletas, los pasteles, la bollería, los postres lácteos, los helados, chocolates y caramelos, pero lo que ignoramos muchos es que esas golosinas pueden estar elaboradas con azúcar morenas o blancas.

La azúcar morena tiene menos procesamiento y refinado que el blanco, por lo que mantiene mejor sus nutrientes, aunque las calorías son las mismas.

La diferencia es que el moreno aporta vitaminas del grupo B, además de minerales como el calcio, magnesio, sodio y potasio, fundamentalmente.

Cacao

¿Quién no le gusta beber una taza de chocolate caliente en época de frio? Este delicioso postre es elaborado con cacao, que es un alimento muy calórico con aporte de proteínas, pocos carbohidratos de carbono y una cantidad de grasa que depende del preparado y que, en parte, es saturada.

También aporta vitaminas del grupo B, vitamina A y vitamina E. El aporte de minerales es variado siendo fuente de potasio, fósforo, hierro, sodio, magnesio, calcio, cobre, manganeso, zinc y selenio.

Alimentos fritos

El principal enemigo del organismo son las grasas saturadas, ya que, si bien el consumo de grasas es esencial ya que, ayudan a absorber las vitaminas A, D, E y K, y sustancias con actividad antioxidante como los carotenoides, son necesarias para mantener la piel y el cabello saludables, y la temperatura del cuerpo, las frituras representan un elemento negativo para la salud.

Los alimentos fritos sufren una pérdida de vitaminas debido a las altas temperaturas del aceite, además de ser deshidratados por la evaporación del agua que contiene y provoca un importante aumento de su valor calórico.

Harina blanca

Entre las propiedades nutricionales de la harina de trigo cabe destacar el hierro, proteínas, calcio, fibra, potasio, yodo, zinc, magnesio, sodio, vitamina B1, pero también representa una desventaja.

El ser procesada, la harina, para hacerla refinada, se pierden parte de sus propiedades y nutrientes, por lo que tienen menos fibra, proteína y micronutrientes como vitaminas y minerales.

Zumos de fruta azucarados

Al igual de lo que ocurre a las harinas refinadas, los zumos tienen propiedades positivas, pero también negativas.

Son hidratantes, antioxidantes, remineralizantes y tonificantes que podrían contribuir a mejorar el sistema inmunológico y a prevenir algunas enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer, así como el cansancio y la fatiga.

Pero también incorporan grandes niveles de azúcar y sustancias ácidas que pueden afectar el equilibrio de los jugos gástricos.

Cebada

La cebada posee vitaminas del grupo B, ácido fólico, colina y vitamina K, es buena fuente de potasio, magnesio y fósforo, pero su mayor virtud es la riqueza en oligoelementos: hierro, azufre, cobre, cinc, manganeso, cromo, selenio, yodo.

Pero lamentablemente, tiende a provocar algunos inconvenientes, por ejemplo, si se combina con tratamiento farmacológico puede irritar el estómago y provocar síntomas como hinchazón, dolor o calambres.

Pasta

Espaguetis, macarrones, tallarines, fusilli entre otros son algunos de los tipos de pastas que forman parte de la dieta cotidiana de muchos hogares.

Su alto valor energético lo hacen un alimento idóneo para personas que realizan una alta actividad física.

El contenido en fibra de la pasta ayuda a regular el tránsito intestinal y combate problemas de estreñimiento, pero hay que tener cuidado con su consumo ya que su nivel de PH es algo bajo.

Mariscos

Estos alimentos de origen animal proveniente del mar cuentan con alto contenido nutritivo, fortalece la memoria, contiene pocas calorías, mejora el estado de ánimo, refuerza el sistema inmunológico.

Sin embargo, el marisco en exceso puede ocasionar la subida de los niveles de ácido úrico en sangre o alergias y/o reacciones alimentarias. Es importante también que el marisco esté bien cocinado para evitar intoxicaciones.

Cerveza

La cerveza es una bebida reconocida y consumida en el mundo entero, es rica en vitaminas, proteínas, ácido fólico y antioxidantes.

Algunos estudios apuntan que su consumo moderado se asocia a beneficios cardiovasculares, de salud ósea y hasta contra la obesidad, siempre y cuando sea consumida de forma equilibrada.

Sin embargo, como bebida alcohólica, aun en pequeñas cantidades, afecta a las capacidades motoras y la atención, por lo que no se debe conducir después de haberla consumido.

Además, debido a sus niveles de ácido, la cerveza en exceso puede producir ardores, acidez o reflujo gastroesofágico, pues, por su composición, fomenta la secreción del ácido gástrico.

Vino

Al igual que la cerveza, el vino es bueno para la salud siempre igual se consuma con moderación, ya que puede subir la acidez del estómago, entre otras complicaciones.

El consumo de vino puede favorecer la fibración auricular, arritmia cardíaca, riesgos relacionados con la salud cardiovascular y riesgo a padecer cáncer.

Pero también previene enfermedades cardíacas, ayuda a prevenir el colesterol, aumenta los niveles de Omega 3, previene la artrosis, ralentiza el envejecimiento, protege la piel y ayuda a perder peso.

Galletas

Aportan vitalidad, saciedad, y son ricas en nutrientes, tienen beneficios para la salud y fortalecen sus huesos gracias a su aporte de calcio.

Además, son un alimento cardiosaludable, bajas en sodio, colesterol, y calorías. Pero por su contenido de azúcar y harinas refinadas llega el ácido.

Arroz

El arroz refinado es básicamente almidón, con una carga glucémica elevada y, al igual que ocurre con la harina refinada, provoca marcadas elevaciones de glucosa en sangre, lo que nos va a conducir hacia las enfermedades más prevalentes del mundo actual.

Pasteles

Los pasteles, bollerías, ponqués y tortas están son una mezcla de azúcar, harinas refinadas y otros alimentos como huevos, leche, y saborizantes, por estas razones no son recomendables para la dieta diaria.

Ya que, a pesar de contener hierro, proteínas, calcio, fibra, potasio, yodo y zinc, su aporte de calorías es mayor.

Embutidos

Son ricos en potasio, zinc, magnesio y fósforo, proporcionan la energía que necesitas antes de hacer ejercicio, ya que son una fuente importante de calorías.

Pero también son fuentes de grasas saturadas que incrementan el colesterol en sangre, además de provocar problemas cardiovasculares.

También son de difícil digestión, provocando mayor permanencia gástrica, pudiendo producir acidez, distensión abdominal y malestar general.

Encurtidos

Los encurtidos, además de favorecer la flora intestinal, son desintoxicante para el organismo, activan el metabolismo.

También ayudan a la digestión de alimentos y al control de la diabetes, tonifican el hígado, alivian el estreñimiento y la aerofagia o acumulación de gases en el estómago y aparato digestivo.

Sin embargo, su alto contenido en vinagre los convierte perjudicial para el estómago en grandes cantidades.

Huevos

El huevo es rico en colesterol y grasas que pueden empezar o complicar una enfermedad cardiovascular.

Pero también contiene proteínas tanto en la clara como en la yema, vitaminas A, D, E y K, y minerales, como fósforo, selenio, hierro y zinc.

Cereales procesados

Son considerados la principal fuente de energía por su aporte de carbohidratos, vitaminas, minerales y fibra.

Pero el inconveniente de los cereales es que, la mayoría de las veces, contienen muchos azúcares y, además, suelen añadirles colorantes.

Café

El café es uno de los alimentos con PH acido más representativos, puede provocar gastritis, produce insomnio, puede provocar trastornos nerviosos, ansiedad y taquicardia.

Por lo que no es recomendable para el consumo de niños, mujeres embarazadas y lactantes.

Yogur

De forma general el yogur contiene proteínas muy útiles para el ser humano y con una mayor digestibilidad que la leche.

Además, es una buena fuente de vitaminas del grupo B y A y una excelente fuente de minerales como el calcio, fósforo, magnesio y zinc.

Pero el alto contenido de azúcar del yogur comercial también puede debilitar el sistema inmunológico y deteriorar nuestras defensas, además de ocasionar inconvenientes en el estómago por su acidez.

Leche entera

La leche entera de vaca, es un alimento altamente nutritivo que aporta energía, proteínas de alto valor biológico, vitaminas y minerales, y que a través de ella surgen otro que diversifican las opciones nutritivas.

La leche es altamente hidratante, pero podría causar irritación y acidez gástrica en personas que no toleren bien la lactosa y en enfermedades inflamatorias como la artritis se cree que podría ocasionar más inflamación.

Mantequilla

Uno de los derivados de la leche que aporta importantes antioxidantes como vitaminas A y E, y selenio, además es buen fuente de vitamina K2, mejora la salud digestiva, favorece la salud del tiroides.

La mantequilla es de origen animal, producto del suero de la crema de leche, por lo que brinda un poco más de humedad a los productos y una contextura más jugosa.

Como desventaja a nivel de salud, se sabe que tiende a producir una elevación en el colesterol malo, por lo cual en abundancia es dañina para la salud.

Trucha

La trucha, al igual que muchos otros pescados es rica en selenio, fósforo, potasio o magnesio y vitaminas del grupo B, imprescindibles para que el cuerpo pueda desarrollar sus funciones normalmente.

Así como para fortalecer músculos y huesos, pero también dispone de alto contenido acido que en exceso puede perjudicar los procesos digestivos.

Atún en lata

El atún es otro pescado que proporciona gran valor nutricional, lo negativo de su consumo cuando ha sido procesado y enlatado, sobre todo cuando abusamos de él.

Es que al ser una conserva contiene gran cantidad de sodio, por lo que puede elevar la tensión arterial sobrecargando el sistema vascular.

Sin embargo, en condiciones naturales, el atún es un alimento muy sano, tiene ácidos grasos omega 3 que son beneficiosos para la salud cardiovascular.

Como has podido observar en esta lista, son muchos los alimentos con altos contenido de acidez que conviene evitar para mantener el organismo saludable.

Pero recuerda siempre consultar a tu medico o algún especialista antes de comenzar un nuevo habito alimenticio.