¿Cómo congelar rúcula? ¡Conserva sus propiedades nutritivas!

¿Cómo congelar rúcula?

¿Cómo congelar rúcula? ¿Cómo se puede conservar? La rúcula es un tipo de hortaliza con múltiples beneficios, por eso es importante saber cómo conservarla para que se provechen sus propiedades y dure más tiempo en excelente estado, especialmente para que nuestro organismo aproveche sus bondades al máximo.

Se trata de una planta de color verde oscuro, de hoja delgada y angosta y con un sabor un tanto amargo, pero que en ensaladas o una buena tortilla es una divinidad.

Si te gustan los sabores fuertes la rúcula te encantará. Además, tiene un olor a frescura muy particular.

La rúcula o rúgula, como también se le llama, tiene excelentes propiedades nutritivas y hoy te diremos como conservar esta hortaliza para que dure más tiempo, ya que es una de las que más rápido suele descomponerse.

Rúcula con excelentes propiedades nutritivas

¿Cómo congelar rúcula?

Para conservar rúcula es importante prestar atención al momento de comprarla. Es primordial revisar y constatar que esté fresca, que sus hojas y tallos estén firmes, sin magulladuras, así se garantiza que duren más.

Hay tres maneras de conservar rúcula para que su tiempo de duración sea más largo, al menos 6 días:

  • En una bolsa plástica hermética o en un envase plástico tapado
  • En el refrigerador
  • Congelada en forma de cubitos para zumos

También se deben tomar en cuenta los siguientes aspectos para conservar rúcula: Debe ser fresca, que no esté marchitada y que, incluso, tenga algunas gotitas de agua (de origen, no añadidas).

Recuerda que cuanto más verde, mejor y las hojas exteriores serán más gustosas. En la nevera, hay que garantizar que las hojas no toquen las paredes, porque se quemarían sus hojas y la humedad las daña.

Se debe colocar en los cajones en la zona menos fría y dentro de una bolsa, y se irán tomando las hojas que se necesitan para cada comida.

Los especialistas en conservación de alimentos recomiendan que las hojas sean arrancadas con las manos para relentizar el prceso de oxidación de la rúcula.

Para limpiarla, se coloca bajo el grifo para quitar tierra o algún animalito. No se recomienda dejarla remojando en agua. Más bien se deben lavar y secar el papel absorvente.

También puede usar un centrifugador de hortalizas para sacar toda el agua de la rúgula.

¿Cómo conservar rúcula en el refrigerador?

La rúcula, como la lechuga, no debe permanecer excesivamente húmeda. Por tanto, tras limpiar las hojas se secarán bien y se puede colocar en un recipiente abierto, con papel de cocina en la base para que absorba el agua.

Para guardar en la nevera o refrigerador, la rúcula debe ser lavada y secada. Se debe almacenar en el cajón de los vegetales para alejarla y separarla de la humedad y de otros alimentos.

La rúcula es una hortaliza muy frágil y sus hojas se marchitan fácilmente si no se le protege de la humedad.

En bolsas con cierre hermético suelen durar al manos unos 6 días. Y si se compran empacadas al vacío pueden durar hasta 8 días, pero una vez que se abre el paquete pues comienza su proceso de descomposición.

Así que más recomendable es no comprar mucha cantidad de rúcula para no tener que botarla. No es tiempo para desperdiciar alimentos.

Cuando se exceden los días de conservación recomendados para la rúcula, empiezan a aparecer algunas hojas marchitadas y su aspecto no es del todo apetecible.

Podemos aprovechar y recuperar parte de su aspecto fresco y consistencia poniéndola en remojo en agua durante unos minutos. De esta manera, conseguiremos que se rehidraten las hojas.

Cuando se almacena la rúcula en la nevera no la pongas cerca de frutas que desprendas gas etileno como el plátano, la manzana o los tomates, porque ese gas acelera el deterioro de la rúcula. Siempre es mejor no juntar frutas con hortalizas.

Rúcula, picada

¿Cómo conservar rúcula fresca?

Para conservar rúcula fresca lo más indicado es comprarla al momento de preparar o prever que su uso sea dentro de los 5 días siguientes.

También se conserva fresca guardada en la nevera, lo que no se recomienda mucho es guardarla en el congelador, aunque se podrían picar sus hojas y congelar en cubitos con un poco de agua. Congelada se puede usar para zumos o para una buena tortilla.

Para que se mantenga fresca, también se recomienda guardar la rúcula entera en la nevera. Se puede dejar en su bolsa o colocar en un vaso con un poco de agua, como unas flores.

Conservarla fresca por tiempo permitira que se conserven sus propiedades y ese sabor particular de la rúcula.  Mencionamos algunas propiedades de la rúcula que debes tener en cuenta para tu alimentación:

  • Tiene pocas calorías
  • Aporta vitamina A
  • Es un poderoso antioxidante
  • Ayuda a la salud de los huesos
  • Previene el cáncer
  • Aporta magnesio

Unos 40 gramos de rúcula tienen aproximadamente 10 calorías con: 1 gramo de proteína, 0,3 gramos de grasa y 1.5 gramos de carbohidratos (incluyendo 0,6 gramos de fibra y 0,8 gramos de azúcar).

Así, tomar 40 gramos de rúcula al día nos proporcionarán el 20% de la vitamina A, más del 50% de la vitamina K y el 8% de vitamina C, ácido fólico y calcio que necesitamos en un día.

Cómo conserva rúcula

A esta hortaliza mediterránea, también se la conoce con otros nombres: oruga, ruqueta, arúgula y jaramago. Sus hojas se pueden consumir crudas o cocinadas. 

Los especialistas en salud afirman que la rúcula evita que el cerebro envejezca de forma prematura y previene que éste se inflame, esto gracias a las cantidades de ácido fólico y vitamina B que contiene la rúcula.

Por eso es importante saber cómo conservar rúcula, porque al dañarse sus propiedades se pierden por completo.