¿Cómo congelar tomates? ¡Consejos, trucos y más!

¿Cómo congelar tomates?

¿Cómo congelar tomates? ¿Cómo puedo conservarlos? Aprender a cómo congelar tomates es fundamental para que este alimento dure más tiempo y se proceso de maduración se retarde un poco más.

Si has comprado más tomates de lo normal, más de los que vayas a usar para una o dos comidas, es importante que los conserves para que no se dañen.

En buenas salsas para pastas, para pizza, o picados en ensaladas capressa, o con lechuga, el tomate es una fruta, tal como la definen los botánicos.

Su color rojo lo hace apetecible en cualquier comida o zumo. Por su versatilidad, el tomate casi nunca falta en la mesa de cocinas de todo el mundo.

cómo congelar tomate

Tomate, rico en pastas y ensaladas

¿Cómo congelar tomates?

Hay distintas formas de congelar tomates de acuerdo a la cosistencia de este alimento. Se puede congelar como puré, entero o en cubitos, entre otras maneras de las cuales hablaremos en esta oportunidad.

Ahora bien antes de seguir, es importante que tengas en cuenta que el tomate entero congelado pierde sus comsistencia firme.

Así que al descongelar no lo podrás usar para hacer una ensalada, peró sí para otras comidas.

Una de las formar de cómo congelar tomates es pelando la fruta. Se puede pelar el tomarte crudo con un cuchillo o también se puede cocer y luego retirar la cascara y conservar la pulpa.

De esta forma, al descongelar el tomate puede ser usado para jugos, compotas o salsas. El tomate pelado se debe exprimir para retirarle el jugo antes de colocarlo en el freezer.

Sea entero o en puré, el tomate ya pelado lo debes congelar en una bolsa hermética. Al introducirlo en esa bolsa no olvides retirar el aire.

Otro método para congelar tomate es congelarlo entero con su cascara. Para guardarlos en el freezer de esta forma los debes lavar bien y luego secar.

Una vez secos, los debes poner a congelar en una bandeja por una hora o dos; luego se retiran y se guardan en bolsas herméticas y se vulven a colocar de inmediato en el congelador.

Se hace de esta forma porque si los congelas de una vez todos juntos en una bolsa con una consistencia natural se pegarán todos y luego se pueden partir al descongelar.

Para descongelar los tomates se toman los que necesites para la comida que vayas a preparar y así no sacas todos los tomates. La idea es no repetir el proceso porque la fruta se puede dañar y no estarías haciendo nada.

Tomates congelados

Beneficios de los tomates para la salud

Las frutas, las verduras y las hortalizas son esenciales para tener una dieta sana y equilibrada, ya que estos alimentos son bajos en calorías y más bien aportan muchas vitaminas y minerales para que podamos sentirnos bien el día a día.

En el caso del tomate, esta fruta aporta vitamina C, un potente antioxidante, y además contiene vitamina A, K, así como hierro y potasio. A continuación mencionamos otros de los beneficios del tomate:

  • Mejora la circulación de la sangre
  • Cuida la salud visual
  • El tomate protege la piel y por su vitamina C retarda el envejecimiento
  • Evita el estreñimiento
  • Es un diúretico y desinfamatorio natural
  • Reduce el colesterol
  • Combate infecciones
  • Favorece la rápida cicatrización de heridas

Justamente por sus excelentes propiedades, es importante saber cómo congelar tomates para que sus beneficios duren mucho más y puedas disfrutar de esta fruta por más tiempo.

Puré de tomate

El tomate, aunque no se suele utilizar como un postre pese a ser una fruta, es uno de los alimentos más usados a nivel mundial.

Es estupendo en sopas, salsas, jugos y hasta crudo. Natural o con un poco de sal y aceite de oliva es una de las meriendas más sanas.

Procura comprar los tomates antes de su punto de maduración si vas a hacer ensaladas y bien rojos si quieres hacer una rica salsa para pastas o para una pizza.

La verdad es que el tomate lo puedes usar de mil formas y todas te sacarán de apuros. Pero, especialmente el tomate le hará bien a tu estómago y a tu salud en general. ¡Buen apetito!