¿Cómo conservar la calabaza? ¡Propiedades, beneficios y más!

¿Cómo conservar la calabaza?

¿Cómo conservar la calabaza? ¿Cuánto tiempo se puede guardar ? Es bien conocido en el mundo entero el uso de la calabaza para la elaboración de diversos platos pero, ¿sabes cómo conservarla para obtener de ella el máximo provecho?

Proveniente de América Central y del Sur, la calabaza es uno de los primeros vegetales que cultivó el hombre y en la Prehistoria se utilizaba como juguete para acarrear alimentos y fabricar ropa.

Son muchas las propiedades nutritivas y beneficios de la calabaza para la salud: es muy rica en potasio, vitaminas A y C, hierro y riboflavina y, sobre todo, en beta caroteno y alfa caroteno, ideal para el tratamiento de las cataratas.

El zumo de la calabaza también es un buen laxante, ya que depura mucho el organismo.

Calabaza ¡Rica en potasio y vitaminas!

¿Cómo conservar la calabaza?

En esta entrega te presentamos algunas opciones para conservar la calabaza por más tiempo.

Una de las formas para conservar la calabaza en óptimas condiciones es guardarla en un sitio fresco y oscuro, a una temperatura ideal de entre 10ºC y 16ºC, con una buena circulación de aire.

Así se puede conservar la calabaza entre 3 y 6 meses desde su recolección.

También, un lugar ideal para conservar las calabazas es un sótano sin calefacción o una despensa fresca. Es importante evitar áreas con temperaturas de congelación o temperaturas superiores a 16ºC.

Una vez almacenadas, hay que inspeccionar las calabazas cada 2 semanas porque pueden desarrollar manchas o podredumbre, por lo cual tendrían que ser desechadas, destaca el portal saborverd.es.

Otro punto a tomar en cuenta es que hay que lavar las calabazas justo antes de usarlas, no antes de guardarlas.

Recuerda que no se deben conservar en la nevera las calabazas crudas y enteras aunque, una vez cortadas  y/o cocinadas, se requiere su refrigeración, preferiblemente protegidas con un papel film de plástico.

El portal viprecetas.com muestra las opciones para conservar la calabaza por más tiempo:

  • Sin abrir Mostrador Nevera / Refrigerador
  • Calabazas frescas 2-3 Meses 3-5 Meses
  • Calabazas enlatadas 1-2 Años 1-2 Años
  • Abiertas Nevera / Refrigerador Congelador
  • Calabazas frescas cortadas 2-3 Días 6-8 Meses
  • Calabazas cocinadas o cocidas 7 Días 6-8 Meses
  • Calabazas enlatadas 7 Días 3-5 Meses
  • Pastel de Calabaza 3-4 Días 4-6 Meses

Para lograr un óptimo almacenamiento de la calabaza, siempre debes tener presente que la calabaza sin abrir, fresca o enlatada, se conserva muy bien en un lugar fresco y oscuro como la despensa.

Una vez abierta, la calabaza se mantendrá mejor en un recipiente hermético en el refrigerador o en la nevera.

como conservar la calabaza

Calabaza cocida

¿Cómo conservar la calabaza en el congelador?

Si tienes exceso de calabaza fresca y deseas guardarla para más adelante, puedes congelarla. Es posible blanquear y congelar tanto la calabaza de invierno como la de verano.

El blanqueado protege su sabor, color e incluso sus vitaminas nutritivas.

También puedes congelar la calabaza de invierno cruda y conservarla para preparar sopas o platos horneados.

Así que no importa en qué temporada estés, puedes tener una reserva de calabaza de temporada para utilizarla cuando quieras.

Para congelar la calabaza de invierno cruda debes seguir estos sencillos pasos:

  • Pela la calabaza con un cuchillo o un pelador de
    verduras
  • Corta la calabaza en dados de 2,5 cm (1 pulgada)
  • Congela la calabaza en una bandeja para horno por 2
    horas
  • Traslada la calabaza a un recipiente apto para
    congelador
  • Congela la calabaza cruda hasta por 12 meses.
  •  Descongela la calabaza o añádela directo a tus
    recetas

En cambio, si quieres congelar la calabaza de invierno cocinada, debes seguir los siguientes pasos:

  • Precalienta el horno a 200 °C (400 °F)
  • Corta la calabaza en mitades con un cuchillo de sierra afilado.
  • Retira la parte fibrosa de la calabaza
  • Coloca la calabaza en una bandeja para horno, con la pulpa hacia arriba.
  • Hornea la calabaza durante 25 minutos o hasta que esté tierna.
  • Retira la pulpa con una cuchara.
  • Haz puré de la calabaza cocida.
  • Divide el puré en cantidades pequeñas y congélalas (puedes utilizar
    hieleras)
  • Guarda el puré de calabaza en el congelador hasta por 3 meses
  • Descongela el puré para cocinarlo.

Pastel de Cabalabaza

Otra posibilidad que tienes para conservar la calabaza es directamente preparar una crema y congelarla. Para ello, utiliza los ingredientes que más te gusten, guárdala en un táper y guárdala en el congelador.

Te aguantará por lo menos un mes. Lo bueno de hacer bastante comida de una vez es que la puedes congelar y volver a disfrutar en un tiempo.

La calabaza está distribuida globalmente y generalmente se encuentra en regiones de cálidas a templadas. Las calabazas fueron inicialmente dispersadas por megamamíferos y roedores.

Algunas variedades, como el fruto de la asiática Benincasa hispida, parece haber sufrido eventos de dispersión transoceánica.

El término calabaza es de origen hispánico y se usa de manera genérica para definir a una gran variedad de frutos de las cucurbitáceas, como los calabacines (calabaza de verano), los zapallos, los zucchinis, los zapallitos, el ayote, el pipián, la auyama y el butternut. Varios de estos términos tienen un origen etimológico envoces indígenas.

Propiedades de la calabaza

Las flores de calabaza son una importante fuente de vitaminas A, C, B1, B2, B3 y B9.  Además, aportan calcio, indispensable para la salud de nuestros huesos.

También aportan diversos minerales como:  hierro, calcio, fósforo, potasio y magnesio. Entre otras bondades destacan:

  • Es excelente para controlar la presión arterial. Es un alimento excelente para la salud del corazón
  • De acuerdo con el portal «muy interesante», la calabaza ayuda a la fertilidad
  • Cuida la salud visual
  • Refuerza el sistema inmunitario
  • Ayuda contra el cáncer

Como podemos ver, son muchos los atributos de la calabaza, y por eso es importante conservarla bien para que sus beneficios no se pierdan y duren más en nuestra cocina. Toma estos datos y cuida tus alimentos, tu cuerpo lo agradecerá.