+6 Vitaminas para niños ¡Las más indispensables!

Vitaminas para niños

¿Qué vitaminas para niños es buena? ¿Qué beneficios tienen? Desde el nacimiento los niños requieren de vitaminas y minerales para crecer y desarrollarse con normalidad.

Los primeros nutrientes que recibe un niño son los que provienen de la leche materna. La madre le provee de los anticuerpos que necesita el lactante para fortalecer sus sistema inmune y alimentarse de forma saludable.

Vitaminas para niños

¿Qué son las vitaminas?

Las vitaminas son compuestos orgánicos que necesita el cuerpo humano para evitar enfermedades y mantenerse en normal funcionamiento.

Existen muchos tipos de vitaminas y todas son importantes para tener una excelente salud y sentirse bien. Los requerimientos de vitaminas dependen de cada persona, de la edad y hasta del sexo de cada quien.

Por eso es necesario realizar exámenes sanguíneos, y en el caso de los niños, mantener el control médico mensual para verificar que todo esté funcionando bien.

El portal de salud Cuidate Plus define las vitaminas como “micronutrientes necesarios para el organismo, sobre todo para los niños, dado que durante esta etapa están creciendo y desarrollándose a gran velocidad, tanto física como cognitivamente”.

“En caso de no recibir una alimentación adecuada, los suplementos vitamínicos pueden resultar beneficiosos para su desarrollo, siempre y cuando no sirvan como sustituto de la dieta.

No obstante, los nutrientes provenientes de los alimentos son mejor absorbidos por el organismo que los de los suplementos”, afirma Cuidate Plus.

Vitaminas para niños

+6 Vitaminas para niños !Que no pueden faltar!

Vitamina B6 o ácido fólico: esencial para niños

La vitamina B6 forma parte del complejo de vitaminas B, esencial para darle energía al cuerpo, entre otros beneficios.

El compuesto químico de la vitama B6 es la piridoxina y es una vitamina hidrosoluble, es decir, se elimina a través de la orina.

Es esencial para desarrollo neuronal del niño o niña. Se le consigue en la pechuga de pavo, carnes, legumbres y hortalizas de hojas verdes.

Vitamina B12: importante para niños

La vitamina B12 está presente naturalmente en los alimentos de origen animal, y es esencial para la producción de glóbulos rojos y para dar energía al cuerpo.

Esta vitamina previene la anemia e interviene en el desarrollo del sistema nervioso. Se encuentra en pescados, lácteos, carnes rojas, huevos y carne de cerdo.

Vitamina A: fortalece el sistema inmunológico del niño

La vitamina A, también llamada retinol o ácido retinoico, es uno de los nutrientes más importantes para el cuerpo humano, especialmente para la vista, el crecimiento, para la piel y todo el sistema oseo.

El retinol es un nutriente liposoluble que sirve para muchas funciones importantes del organismo humano, especialmente para mantener una visión normal, nítida o 20/20 como le llaman los especialistas en la materia.

La vitamina A, sirve también para fortalecer el sistema inmunológico, cuida el esmalte dental y además sirve para la la regeneración de la piel.

Abunda en zanahorias, brócolis, espinacas, mango, leche, mantequilla, pavo, ternera, pescado, pollo, pavo, melón, albaricoque.

Vitaminas para niños, importantes para el organismo

Vitamina E: imprescindible para niños

La vitamina E, es importante para para el desarrollo cerebral, actúa como antioxidante e interviene en la formación de glóbulos blancos y rojos.

Se le encuentra en alimentos como el huevo, aceite, cereales integrales y verduras de hojas verdes.

Vitamina C: para evitar la anemia en niños

La vitamina C, crea importantes anticuerpos para los niños, evita resfriados, ayuda a absorver el hierro por el cuerpo y así evitar la anemia. Las fuentes de vitamina C se encuentran en los cítricos, el kiwi y en verduras.

Vitamina D: ayuda a los niños a adsorber el calcio

La vitamina D, la produce el cuerpo al entrar en contacto con los rayos del sol. Es fundamental para fortalecer los huesos porque permite que el organismo absorba el calcio.

Está presente en cantidades mínimas en huevos, pescados, leche e hígado.

Otras consideraciones en lactantes

Tal como lo asegura un artículo en el sitio en Internet Guía Infantil, «aunque la lactancia materna aporta todos los nutrientes que necesita el bebé.

Únicamente las madres vegetarianas estrictas producen una leche sin vitamina B12, imprescindible para la formación de la sangre del bebé.

Por este motivo, es importante que estos lactantes reciban un suplemento de vitamina B12 durante el periodo de lactancia».

La leche materna tampoco aporta vitamina D, ya que este nutriente lo produce el propio cuerpo al tener contacto con los rayos de sol.

Por tal motivo, muchos bebés reciben suplementos de vitamina D durante sus primeros meses de vida.

El primer mes de vida de un niño el médico recomienda que el bebé reciba al menos 10 minutos de sol al día antes del mediodía, ya que ante de esa hora los rayos solares no le harán daño.

Abuso de vitaminas para niños

Guía Infantil asegura en su artículo que «un abuso de vitaminas puede resultar perjudicial, si se toma en cuenta las propias características de las vitaminas, que se dividen en dos grupos: hidrosolubles y liposolubles».

«Las vitaminas hidrosolubles son aquellas que se diluyen en agua y el organismo elimina el sobrante a través de la orina, mientras que las liposolubles son las que se disuelven en grasas y no se eliminan, se acumulan en el organismo, concretamente en el hígado, y un exceso puede resultar tóxico», asegura Guía Infantil en su espacio web.

Por este motivo, es muy importante abstenerse de ofrecer complementos vitamínicos a los niños, sin la recomendación médica.

Sólo los niños que padecen enfermedades crónicas, relacionadas con una mala absorción de nutrientes, pueden precisar la ingesta de complementos vitamínicos», agrega el portal sobre alimentación infantil.

La mejor forma que que los niños consuman las vitaminas que requieren para su desarrollo es a través de los alimentos, solo se incluyen suplementos cuando el médico lo prescribe, la automedicación siempre es grave tanto en adultos como en niños.