Aceite de citronela ¿Qué es y para qué sirve?

Aceite de citronela

¿Qué es el aceite de citronela y para qué sirve? Cólicos, dolor abdominal, indigestión, estreñimiento, pesadez… todos alguna vez hemos experimentado estos problemas digestivos.

Si te preguntas el porqué de esta situación, deberías dar un vistazo a nuestra dieta diaria, saturada de dulces, bebidas azucaradas y harinas refinadas.

Y es que aquella famosa frase de somos lo que comemos es muy acertada ya que, si consumes en exceso alimentos ricos en azúcares o almidón y no ingieres una cantidad abundante de agua, estos problemas dirán presente.

Si es tu caso, hoy te daremos unos tips para aliviar estas y otras dolencias físicas con ayuda de la medicina natural.

¿El secreto? Aceite de citronela, un maravilloso óleo con capacidades digestivas, antiespasmódicas y antibacterianas, cuyas bondades y formas de uso vamos a descubrir a lo largo de nuestro artículo.

¿Qué es el aceite de citronela?

El aceite de citronela es un líquido muy aromático, de color amarillento (a veces más oscuro) y textura ligera, que se extrae de las hojas y tallos de la planta de citronela, una especie de la familia gramínea, nativa del Sudeste de Asia e Indonesia.

Su intenso aroma cítrico, más o menos parecido al limón, le ha otorgado otros nombres menos populares como zacate, pasto de limón, limoncillo, malojillo y yerbalimón.

Este aspecto balsámico es más apreciable en su derivado, el aceite de citronela, gracias a la alta concentración de sus compuestos orgánicos.

Sin embargo, la intensidad de su aroma y matiz, depende en mayor medida del tipo de citronela y del método de extracción empleado, el cual puede darse mediante destilado por vapor o por presión mecánica sin calor.

Citronela

Tipos de citronela

En el apartado anterior mencionamos la existencia de “tipos” de citronela y aquí te aclararemos porqué.

Gracias a su capacidad de adaptación a las condiciones meteorológicas, esta hierba cuenta con diversas especies en su haber, predominando entre ellas: Cymbopogon Genus, Hirtus, Nardus o Ceilán, Winterianus o Java, Citratus y Flexuosus.

De las mencionadas, solo las cuatro últimas se utilizan de manera más frecuente para la extracción de esencias y aceites.

Siendo citratus, y flexuosus las de mayor concentración de citronela (entre 70 y 80%), seguida de winterianus (60%) y nardus (40%).

Estos números se traducen en un aceite más puro y con mayor concentración de sus propiedades.

¿Cuáles son las propiedades del aceite de citronela?

  • Geraniol, citronelal, citronelol y elemol: Estos son compuestos orgánicos naturales de fuerte aroma que tienen funciones insecticidas y antibacterianas, tanto en humanos como en animales.
  • Acetato de geranilo y metil-isoeugenol: Compuesto orgánico encargado de suministrar el aroma floral y la coloración amarilla al aceite de citronela.
  • Limoneno: Se le atribuyen virtudes antinflamatorias, broncodilatadoras, antioxidantes, antisépticas, antibacterianas, antifúngicas y antidepresivas. También es utilizado como aromatizante y saborizante natural.

¿Cuáles son los usos y beneficios del aceite de citronela?

A continuación haremos referencia a los usos del aceite de citronela:

En nuestro organismo

  • Combate la gastritis: La citronela contribuye a frenar infecciones bacterianas en nuestro organismo, siendo muy efectiva para combatir la Helicobacter pylori, bacteria responsable de la gastritis y úlceras gástricas. Para estos casos, puedes combinar a partes iguales algo de manzanilla, milenrama, llantén y unas hojas de menta. Hierve durante unos minutos y, segundos antes de retirar del fuego, agrega una cucharada sopera de aceite de citronela por cada taza de agua. Deja enfriar y luego cuela el resultado. Tómalo tras las comidas.
  • Alivia espasmos y facilita la digestión: Si sufres de estreñimiento, cólicos o espasmos, esto te puede ayudar. Mezcla una cucharada de aceite vegetal con dos gotas de aceite de cedro y dos más de citronela. Masajea la zona abdominal con movimientos circulares o descendentes hasta cubrir toda el área. Realizar una infusión con sus hojas también puede ayudar.
  • Cura y previene infecciones: La presencia de limoneno entre sus componentes activos le otorga propiedades antisépticas y antifúngicas que contribuyen en la prevención de infecciones por hongos y bacterias. Además, tiene efectos cicatrizantes y regenerativos en la piel
  • Aliviar dolores musculares: Tiene una función analgésica y antinflamatoria sobre contusiones, cefaleas y migrañas, siendo altamente efectivo en el tratamiento de enfermedades como la artritis reumatoide, lumbalgias y tensiones cervicales. Solo debes aplicar sobre la zona afectada, diluyendo el producto con otro aceite vegetal o ungüento. Árnica y astrágalo son buenas opciones.
  • Relaja la mente. La inhalación de su suave aroma cítrico en sesiones de aromaterapia tiene efectos calmantes en nuestro cuerpo y mente, lo que lo hace ideal ante situaciones de estrés crónico, cansancio, agotamiento físico, depresión, insomnio e incluso ataques de ansiedad. Combínalo con aceite de lavanda o cedro y, con ayuda de un difusor, armoniza el ambiente. Un masaje relajante tampoco estaría nada mal.
  • Previene la sudoración y el mal olor: El aceite de citronela puede funcionar como un efectivo anti-transpirante. En un envase pequeño, mezcla una cucharada de maicena, 5 gramos de bicarbonato de sodio y añade 10 gotas de este óleo. Revuelve con ayuda de una paleta de madera, espera unos minutos mientras compacta y listo, tendrás un desodorante casero de acción en crema para usar cuando quieras.
  • Repele insectos: En humanos, el aceite de citronela también funciona como repelente corporal. Utiliza aceite de coco, jojoba u oliva para armonizar su concentración, agregando 6 gotas de citronela por cada cucharada de aceite vegetal. Aplicar esta mezcla de manera tópica también ayuda a desinfectar y desinflamar picaduras de insectos y alivia la comezón.

En la piel

  • Repara talones secos y agrietados: ¿Quieres volver a tener unos pies suaves e hidratados? Solo debes combinar las propiedades reparadoras del aceite de citronela con otros aceites vegetales o ingredientes orgánicos como la miel y el yogur griego. Aplícalo a manera de mascarilla sobre la zona afectada, déjalo actuar y listo, ¡adiós piel escaldada!

En nuestras mascotas

  • Antipulgas y garrapaticida. La presencia de geraniol, citronelal y citronelol tienen una acción muy utilizada en medicina veterinaria para el control de parásitos externos. Solo debes esparcir 3 gotitas de aceite de citronela en el lomo y cuello de tu mascota, evitando que inhale el producto directamente. Masajea en forma circular y listo. Si lo aplicas en gatos, reduce la dosis a una gotita ya que a los mininos les desagrada el aroma del limón.
  • Contra las pulgas en casa: Si las pulgas y garrapatas han pasado a infestar zonas comunes en tu casa, puedes elaborar un spray insecticida para alejarlas de manera definitiva. Basta con diluir 5 gotas de este aceite en un poco de alcohol y verterlo en una botella con atomizador. Completa la medida con agua del grifo y agita bien antes de usar. Rocía en los lugares necesarios, en especial, las partes que tu mascota frecuenta.

Contraindicaciones del aceite de citronela

El uso prologando del aceite de citronela puede generar algunos efectos secundarios, por lo que recomendamos tener en cuenta lo siguiente:

  • El aceite de citronela es un coadyuvante en el tratamiento de algunas enfermedades, por ningún motivo debe sustituir la receta de su médico.
  • No debe ingerirse directamente por vía oral, solo debe ser consumido en infusiones o tés, según las medidas recomendadas.
  • Puede llegar a ser tóxico si se inhala de manera directa. Armonízalo con otros aceites esenciales para su difusión.
  • En pieles sensibles puede provocar reacciones alérgicas. Descártalas con una prueba previa antes de su aplicación en humanos o mascotas.
  • Al ser fotosensible puede generar quemaduras en tu piel al contacto directo con el sol. Si lo usas como repelente dilúyelo bien en aceite de oliva.
  • No debe aplicarse sobre heridas profundas.
  • Su uso es perjudicial en personas con problemas cardíacos.
  • Antes de utilizar, consulta con tu médico de confianza.

¿Cómo hacer el aceite de citronela?

En esta sección te enseñaremos cómo preparar una versión casera de aceite de citronela optando por una forma de extracción diferente a la convencional pero muy útil. ¿Te animas? entonces busca lo siguiente:

Ingredientes:

  • 1 litro de agua mineral.
  • 2 recipientes de vidrio con tapa hermética (preferiblemente oscuro).
  • Taza medidora.
  • Un colador o gasas para filtrar.
  • 500cc de alcohol absoluto (70% de concentración).
  • Hojas frescas de citronela (citratus, flexuosus o winterianus).

Preparación:

  • Toma las hojas de citronela frescas, previamente lavadas, y con ayuda de las tijeras córtalas en pequeñas partes.
  • Una vez reducidas, colócalas en el recipiente de vidrio agregando según la capacidad del vaso, 70% de agua mineral y 30% de alcohol hasta sobrepasar por completo la cantidad de hojas seleccionadas. Te puedes apoyar con la taza medidora.
  • Asegura bien tu recipiente con la tapa hermética, revuelve un poco la mezcla y déjala reposar durante 15 días en un lugar oscuro, removiendo cada dos días. Para una mejor experiencia, te sugiero identificar el frasco con nombre y fecha de elaboración.
  • Cumplido los 15 días, filtra la mezcla con ayuda del colador o gasas para retirar las hojas, pasa el extracto al segundo recipiente y listo, tienes aceite de citronela para uso preferiblemente tópico.

Si está a tu alcance, puedes forrar el recipiente contenedor con algún papel oscuro, de esta manera mantendrás el producto protegido de la luz solar.

Ya conoces los tips necesarios para aliviar, con ayuda del aceite de citronela, esos problemas digestivos que nos generan algunas comidas.

Sin embargo, no está demás hacer una revisión de los alimentos que consumes en tu dieta diaria y equilibrar el consumo de harinas con alimentos ricos en fibra como los cereales, frutas y granos.

Reducir la ingesta de azúcares y almidones, también es importante, pero antes de realizar cualquier cambio, consulta a tu médico de confianza.

¿Te ha gustado esta nota? ¡Sabemos que sí! Nuestra sección de comentarios se encuentra activa para que nos cuentes tu experiencia.