Cereales americanos ¿De qué están hechos?

¿Cuáles son los cereales americanos?

Los cereales americanos están hechos básicamente de dos cereales: trigo y maíz. La mayoría de las variantes nacen de estos dos cereales, que empresas americanas han procesado para crear un sin fin de cereales comerciales que se adaptan a todos los gustos y necesidades.

Existen cuatro grandes marcas de cereales americanos y estas han llegado a casi todo el mundo y se distribuyen bajo empaques que son muy coloridos y muy conocidos por todos.

Se encuentran en pequeños comercios y en grandes redes de mercados también. Hay en grandes presentaciones y en mini también, para que los niños puedan llevarlas al colegio, por ejemplo.

Cereales americanos

Sabemos que el trigo y el maíz son cereales muy nutritivos, pero ya procesados pierden algunos nutrientes. Sin embargo, estas empresas han utilizado a especialistas para fortificarlos con vitaminas y minerales, y adaptarlos para el consumo.

Algunos cereales americanos son:

  • Froot Loops
  • Lucky Charms
  • Weetabix
  • Cap’n Crunch
  • Oreo’s
  • Alpha Bits
  • Waffle Chrisp
  • Fruity Pebbles
  • Aros de arroz
  • Copos de maíz sin azúcar
  • Copos de maíz con azúcar agregada y colores
  • Little Bites
  • Cheerios
  • All Bran
  • Special
  • Cocoa Pops

Estos cereales suelen tener altos contenidos de azúcar

Estos son los cereales americanos más populares, pero realmente hay cantidades y modelos infinitos. La mayoría de estos cereales tiene alto contenido de azúcar y aportan muchas calorías, por eso es importante comerlos con moderación.

De acuerdo con el portal The Cereal Party, los cereales americanos son divertidos para adultos y una aventura para los más pequeños de la casa. Son perfectos para fiestas, porque son totalmente diferentes a lo que estamos acostumbrados.

En declaraciones al portal El Español, el nutricionista Juan Revenga asegura que los cereales americanos «son una bomba de azúcar».

«Es un alimento de asimilación relativamente rápida y no se suele acompañar de otros alimentos de índice glucémico más bajo, es un chute brutal», asegura el especialista.

El azúcar oculto es una de las principales preocupaciones en los cereales americanos: «una tercera parte de los famosos Frosties, por ejemplo, es azúcar.

Incluso los cornflakes más ligeros y los que se publicitan como fitness tendrán entre 3 y 6 gramos de azúcar por ración de 30 gramos, que se añade para mejorar su sabor».

Revenga explica que los cereales aportan «hidratos de carbono sólidos, vitaminas y los conocidos como fitoquímicos, sustancias de origen vegetal que, sin ser nutrientes esenciales, han demostrado tener propiedades beneficiosas para la salud».

Cereales de avena con leche de almendras o vaca para el desayuno son una buena opción

El Colegio de Ciencias de la Agricultura, el Consumo y el Medio Ambiente de la Universidad de Illinois (EEUU) se propuso comprobar hace dos años si no sería más ventajoso mantener el consumo de cereales de desayuno restringiendo el aporte de azúcar.

Lo importante a la hora de armar tu plan alimenticio es no consumir más azúcar de la que recomienda la Organización Mundial de la Salud, que son hasta 7 cucharitas pequeñas de azúcar.

Si pueden ser menos, mejor, ya que el azúcar refinado altera el índice de glucemia y puede desembocar en enfermedades graves como la diabetes.

Comer bien y sano es tu responsabilidad, leer las tablas nutricionales de cada producto también.

¡Cuida tu salud en todo momento!