Cereales refinados ¿Qué son y qué aportan?

¿Que son los cereales refinados?

Los cereales son excelentes fuentes de carbohidratos complejos y de algunas vitaminas y minerales clave. Dentro del mundo de los cereales existe una gran variedad: los hay nutritivos, integrales, para diabéticos, para celíacos, pero también hay cereales refinados.

Los cereales, además de contener hidratos de carbono, que funcionan como gasolina para el cuerpo, contienen un gran contenido de fibra, que da sensación de saciedad. Esto hace que mantener un peso saludable sea más fácil.

Mientras tanto, los cereales refinados son aquellos a los que se les retira el salvado y el germen, que son las partes que incluyen fibra y son los más densos en nutrientes.

Cereales refinados

Muchas veces desayunamos cereales sin saber que son cereales, y menos si se trata de cereales refinados. Existen varios tipos de cereales refinados y a continuación mencionaremos los más comunes:

  • Arroz blanco
  • Harina de trigo
  • Pan blanco con harina de trigo
  • Copos de maíz
  • Muesli
  • Granola en empaque
  • Cereales comerciales
  • Harina de maíz
  • Harina de cebada
  • Harina de centeno
  • Harina de Espelta
  • Copos de avena
  • Harina de avena

En esta foto se observa el grano de maíz sin procesar y luego la harina de maíz, que se convierte en un cereal refinado

Otros datos sobre los cereales refinados

Los cereales refinados son aquellos cereales que han sido modificados a través de diferentes métodos para que sean más sabrosos y aguantar más tiempo en las tiendas sin estropearse.

Los cereales se pueden encontrar en sus dos versiones, integrales, que son los que mantienen el salvado (cáscara) y el germen, y los refinados, que son los procesados.

Al ser procesados, los cereales refinados pierden algunos nutrientes importantes y por eso muchas versiones comerciales resultan fortificadas con vitaminas y minerales, sin contar la incorporación de azúcares y aditivos para mantenerlos por largo tiempo.

Los cereales refinados son ricos en almidón y suelen ser utilizados para la pastelería. Además son mayormente de color blanco así como de textura muy fina.

“Entre un cereal refinado y un cereal integral podemos tener entre 2 y 7% de diferencia en cuanto a su contenido de fibra, siempre siendo superior en el integral”, asegura un artículo publicado en el portal en Internet Vitonica.

Pan blanco de harina de trigo

Así mismo, un cereal integral puede tener entre 2 y 5 gramos más de proteínas que un cereal refinado por cada 100 gramos, lo cual se traduce en más saciedad y menor índice glucémico, revela el mismo sitio web mencionado.

“Los cereales refinados tienen alto índice glucémico lo que implica que rápidamente se metabolizan y elevan la glucosa en sangre, siendo por eso vinculados a mayor riesgo de sobrepeso, diabetes tipo 2, problemas cardíacos, infertilidad, cáncer y otras patologías”, asevera la Escuela de Salud Pública de Harvard.

Cereales refinados vs cereales integrales

La Red Hispana afirma que “si bien los alimentos refinados resultan ser los más agradables y tentadores para el paladar, a nivel nutricional estos son considerados como calorías vacías, ricos en hidratos de carbono y con grandes cantidades de almidón y pocas en proteínas”.

De elegir comer cereales refinados, lo recomendable es hacerlo con moderación. Por ejemplo, si vas a comer pan blanco, podrías hacerlo en la mañana y solamente dos rebanadas, acompañadas con algo de proteína y un zumo de fruta natural.

Siempre será mejor para el organismo preferir los alimentos integrales como arroz integral, harina integral, panes y pastas integrales, cereales integrales, legumbres, frutos secos, frutas y verduras.

Harina de trigo

Tipos de cereales

Los cereales son uno de los alimentos que más se consumen a nivel mundial. Son de los grupos de alimentos esenciales para el organismo y por ende uno de los más importantes en la dieta humana.

Los cereales pertenecen a las plantas de la familia de las gramíneas, que se cultivan por su grano y el alimento se elabora a partir de estas semillas.

Los tipos de cereales principales son el arroz, maíz, trigo, centeno, avena, cebada, sorgo, quinoa, semillas de lino, farro, trigo sarraceno, espelta y mijo.

A la hora de armar tu menú diario, buscar la mejor forma de comer cereales y la que se adapte a tus necesidades, siempre con la evaluación de un médico especialista.