Chirimoya: Fruta nutritiva de dulce sabor

¿Qué es la chirimoya?

¿Qué es la Chirimoya? ¿De qué planta viene? ¿Cuántas calorías tienen? Los alimentos de origen vegetal son siempre los más indicados para cualquier dieta, pues  son totalmente naturales y están llenos de nutrientes que favorecen la salud de nuestro organismo.

Por ello dedicamos este blog a conocer una gran diversidad de plantas y alimentos de origen vegetal. En esta sección podrás hallar todo lo que necesitas saber acerca de las Chirimoyas, unos delicioso manjares naturales.

¿Qué es la Chirimoya?

La Chirimoya o Chirimoyo, es una fruta tropical, pero no cualquiera, sino la más apreciada de su género debido a sus extraordinarias propiedades  curativas.

El nombre de esta fruta, deriva de las palabras quechua “chiri”,  que significa “frío” o “fría”, y del quechua “muya” que significa “semillas”, debido a que la planta que la produce germina a elevadas alturas.

Origen de la Chirimoya

La Chirimoya es una fruta originaria del norte del Perú, específicamente de las áreas que se encuentran entre los 1.500 y 2.200 metros sobre el nivel del mar, en estas zonas era cultivada desde el año 200 d.C, y de Ecuador.

Aunque existen sospechas de que existan otros centros de origen secundario en México y América Central, no se han confirmado por falta de estudios, así que su origen se ubica en las montañas de Ecuador y los Andes Peruanos.

Solo en estas áreas crece espontáneamente de forma silvestre, aunque actualmente se cultiva en diversos países de clima tropical en América, África central y en algunos países de Europa.

Características de la Chirimoya

La Chirimoya es un fruto bastante peculiar, pues no se trata de un fruto simple sino de diversos frutos adheridos a un único receptáculo. La cáscara de la Chirimoya es frágil y delgada, tiene una superficie verde oscura y casi lisa.

Cubierta por esta cáscara se halla una pulpa carnosa, cremosa, blanda y algo jugosa que tiene un sabor dulce, su sabor ha sido comparado con una mezcla de plátano, piña y papaya.

Propiedades y valor nutricional de la Chirimoya

El 20% de la composición de la Chirimoya son carbohidratos, principalmente fructosa y glucosa, de modo que un ejemplar pequeño puede proporcionar hasta 172 calorías.

Pero también resulta muy nutritiva pues en su pulpa se concentran diversos minerales y vitaminas, especialmente las del grupo B y C, asi como potasio, hierro y calcio, además tiene un alto contenido de compuestos fitoquímicos.

Beneficios de la Chirimoya

Los principales beneficios de la Chirimoya están relacionados a la salud cardiovascular, pues gracias a su alto contenido de potasio, contribuye a regular la presión arterial y controla los niveles de colesterol.

Gracias a otros de sus minerales, el magnesio y el calcio, también contribuye a fortalecer los músculos y los huesos, además su vitamina C permite la formación del colágeno de los músculos y del sistema nervioso.

También se recomienda para tratar la anemia, para mejorar la digestión, proteger la flora intestinal y regular el peristaltismo, y para prevenir el envejecimiento de las células y enfermedades neurodegenerativas.

Tipos de Chirimoya

Las Chirimoyas se clasifican principalmente en función a la irregularidad de su superficie, siendo que podemos encontrar Chirimoyas lisas, cuya piel es casi lisa y en la que es complicado distinguir las areolas.

Las Impresas, que tienen suaves depresiones en su piel, como si tuviese impresiones de huellas digitales; las Umbonatas, que tienen protuberancias redondeadas en cada areola.

La Tuberculata, que posee grandes puntas afiladas en el ápice de cada areola; y finalmente las Mamilatas, que tienen protursiones más carnosas con forma de pezón.

¿De dónde proviene la Chirimoya?

La Chirimoya proviene de un árbol denominado también como Chirimoya o Chirimoyo, o por su nombre científico, Annona cherimola. Este es un árbol tropical propio de América del Sur.

El árbol de la Chirimoya se cultiva con especial popularidad en diversas regiones de América Central y del Sur, aunque su cultivo se ha extendido a otros continentes.

Árbol de la Chirimoya

El árbol de la Chirimoya, conocido como Annona cherimola pertenece a la familia de las Annonaceae, y al género Annona, siendo la especie de este género más apreciada debido al delicioso sabor de su fruta.

Es un árbol caducifolio, por lo que mantiene su follaje intacto y verde durante todo el año, esta especie arbórea se cultiva con el fin de consumir sus frutos.

Annona cherimola, árbol de la Chirimoya

¿Cómo es la planta de la Chirimoya?

El árbol de la Chirimoya es de un pequeño que puede alcanzar entre los 7 y 8 metros de altura, se caracteriza por tener un follaje muy llamativo y exuberante,

Además tiene un porte erguido y algunas variedades tienen un aspecto más ramificado, es un árbol de crecimiento lento que mantiene su follaje verde en cualquier época del año.

Partes de la planta de la Chirimoya

El árbol de la Chirimoya presenta un sistema radicular superficial, un tronco cilíndrico con una corteza gruesa y de color marrón un poco grisáceo, presenta diversas ramificaciones que crecen bajas en forma de faldas.

Las ramas inmaduras están cubiertas por vellosidades grisáceas que posteriormente se tornan marrones; sus flores pueden crecer solitarias o en grupos de 2 y 3, y tienen un color verde crema.

¿Cómo se siembra y cultiva la Chirimoya?

Si deseas cultivar Chirimoyas debes considerar las siguientes indicaciones. Este árbol prefiere condiciones climáticas poco variables, no tolera las heladas, pues con -13ºC los frutos comienzan a pudrirse.

De manera similar, las temperaturas mayores a 30ºC pueden dañar los frutos, así que debes cuidar que no pase de estos límites. Los suelos profundos, bien drenados, ligeros y con suficiente materia orgánica son los preferibles.

Evita suelos compactos, arcillosos, impermeables y duros. Antes de sembrar debes fertilizar bien el terreno, añadiéndole estiércol para mantener su fertilidad y permitir que las raíces puedan penetrar y expandirse.

¿Cómo es la semilla de la Chirimoya?

La Chirimoya posee múltiples semillas que se encuentran regadas por todo el interior de su pulpa, estas semillas son medianas, siendo que pueden medir hasta 1 cm.

Las semillas de la Chirimoya pueden presentarse en tonalidades que van desde el marrón oscuro hasta el color negro, estas tienen forma obovoide ligeramente aplanadas, tienen una superficie brillante.

El endospermo de esta semilla es ruminado y se encuentra cubierto por un tegumento de textura fibrosa que se halla adherido a este y al endocarpo.

¿Qué se puede hacer con la Chirimoya?

La Chirimoya comúnmente se come fresca, solo debes partirla a la mitad, retirar la cáscara dura y el tallo interior, y ya está lista para que comiences a degustarla.

Pero no se queda allí, también puedes emplearla en la cocina para preparar diversas recetas, como preparar cremas, macedonias, tartas, o usarla para decorar cupcakes, tortas, biscuit, buñuelos o el postre que desees.

Biscuit de Chirimoya con naranja

Las Chirimoyas lamentablemente no son tan conocidas, esto en parte se debe a lo exigentes que son respecto a las condiciones para su cultivo, pero aún así son frutas extraordinarias que todo paladar merece degustar.

Estas frutas han sido catalogadas como las mejores del mundo por expertos, como el naturalista Haenke, quien la llamó una obra maestra de la naturaleza.

Así que toma en cuenta estas recomendaciones, es hora de que comiences a añadir la Chirimoya a las preparaciones que desees  y disfruta de su delicioso sabor dulce.b

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *