Jícama: Rica en carbohidratos

¿Qué es la Jícama?

Beneficios de la Jícama ¿Qué es?, Propiedades y más. La fauna americana es muy rica y diversa en cuando colores, sabores y olores, y es que las condiciones tropicales de estas regiones producen vegetales exquisitos para cualquier paladar.

La Jícama es parte de la creación natural que representa la fauna y la gastronomía americana, con un particular sabor y cualidades extraordinarias, la Jícama debe ser incluida en cualquier dieta.

¿Qué es la Jícama?

La Jicama, conocida también como Nabo Mexicano o Pelenga, es el nombre que recibe una planta leguminosa proveniente de México y su raíz engrosada como tubérculo.

Su nombre científico es Pachyrhizus erosus, pero su nombre original es Jícama, este nombre proviene del náhuatl, una lengua tradicional de México, y significa “raíz acuosa”, muy apropiado si se considera que esta raíz es muy jugosa y dulce.

Origen de la Jícama

Como hemos dicho, esta raíz es oriunda de México, y producto del proceso de colonización, los españoles la trasladaron desde esta región hacia las Islas Filipinas.

A partir de este momento su cultivo se extendió principalmente por toda Asia, y posteriormente, para evitar los costos del traslado, su cultivo continuó esparciéndose por Europa. Actualmente su cultivo se realiza incluso en África.

Características de la Jícama

La Jícama es un tubérculo, lo que quiere decir que es la raíz engrosada de la planta que lleva el mismo nombre; este tubérculo normalmente pesa entre 11-5 libras, aunque algunas pueden llegar a pesar hasta 50 libras.

Este tubérculo tiene forma oval, está recubierto por una piel fina, de color marrón y de textura áspera, similar a la de la papa; y su carne es blanca, jugosa y crujiente.

Es muy parecida a la papa, solo que es más jugosa y crujiente, su sabor es amanzanado y dulce; por todas estas cualidades se conoce también como papa mexicana o nabo dulce.

Propiedades y valor nutricional de la Jícama

El principal nutriente de la Jícama es la vitamina C, y además es rica en carbohidratos, proteínas, y minerales como el calcio, potasio y el hierro.

Es común que se utilice por ser una gran fuente de almidón, y es reconocida por su bajo contenido de calorías, También contiene diversos antioxidantes y la fibra que aporta está infundida con inulina oligofructosa.

Aporte nutricional por cada 100 gr
Calorías38
Grasas totales0,1 g
Colesterol0 mg
Sodio4 mg
Potasio150 mg
Carbohidratos9 g
Fibra4,9 g
Azúcares1,8 g
Proteínas0,7 g
Vitamina A21 IU
Calcio12 mg
Vitamina D0 IU
Vitamina B120 µg
Vitamina C20,2 mg
Hierro0,6 mg
Vitamina B60 mg
Magnesio12 mg

Beneficios de la Jícama

Gracias a su contenido de inulina, la Jícama es recomendada para prevenir y proteger de enfermedades óseas como la osteoporosis, y además contribuye a mantener sano el colon.

Su índice glicémico bajo la hacen un alimento de preferencia para diabéticos, y su bajo contenido de calorías la hacen perfecta para las dietas de pérdida de peso.

Además, su aporte vitamina C es tan significativo que en conjunto con un antioxidante especial son excelentes para proteger de los resfriados, tos, infecciones, inflamación e incluso cáncer.

Tipos de Jícama

Podemos distinguir principalmente dos tipos o variedades de Jícamas: la de leche y la de agua. La Jícama de leche tiene forma elongada y un color blanco lechoso.

Mientras que la Jícama de agua, es el tipo más común en todos los mercados, es más redonda, y el jugo que se obtiene de ella es translúcido, de ahí su nombre.

¿De dónde proviene la Jícama?

La Jícama es la raíz englobada de una planta denominada también como Jícama, y conocida por la clasificación científica como Pachyrhizus erosus.

La Jícama tubérculo se forma durante el desarrollo de esta especie, y su formación se debe a que en ella se reservan todos los nutrientes que necesita la planta, de ahí que sea tan nutritiva.

Planta de la Jícama

La Pachyrhizus erosus es una planta leguminosa, ya que de ella nacen frutos en forma de legumbres. Esta especie es originaria de México y actualmente se cultiva en casi todo el mundo.

Es importante mencionar que las raíces, o tubérculos, son la única parte comestible de esta planta, pues el resto de sus partes son tóxicas, y de hecho esta planta se cultiva únicamente para obtener este tubérculo.

¿Cómo es la planta de la Jícama?

Como ya hemos dicho, es una leguminosa, y además crece como trepadora. Esta planta se caracteriza por sus raíces  largas, grandes y tuberosas.

A simple vista el aspecto de esta planta consiste en un conjunto de hojas verdes trifoliadas que no son aptas para el consumo. Y además tiene unas flores blancas que crecen en racimos.

Partes de la planta de la Jícama

Se observa un tallo delgado, cada ramificación tiene pelillos erguidos, y puede trepar hasta 5 metros o más. Sus hojas son pecioladas, alternas y pueden medir hasta 30 cm de longitud.

Sus flores son pediceladas y están dispuestas en pequeños grupos de racimos, generalmente son blancas aunque también pueden ser azules o lilas.

Los frutos de esta planta son legumbres lineares que puedne medir hasta 14 cm de largo, en su interior se hallan las semillas de la planta, y están cubiertos por pelillos.

¿Cómo se cultiva la Jícama?

Por ser originaria de un clima tropical se da mejor en suelos que sean húmedos, pero que mantenga un buen drenaje para evitar encharcamientos que dificulten el crecimiento de la raíz.

Un mineral esencial para el crecimiento de las raíces es le potasio, así que se debe procurar que el terreno esté bien nutrido. La temperatura óptima a la que debe estar va desde 18°C hasta 30°C.

Las semillas de la Jícama tardan en germinar aproximadamente una semana aunque este tiempo puede variar según el tipo de Jícama que se siembre.

¿Cómo es la semilla de la Jícama?

Sus semillas se encuentran en el interior de sus frutos en forma de legumbres, en el interior de estas legumbres se hallan separadas por surcos unas pequeñas semillas de hasta 1 cm de largo.

Una ves que la planta ha completado su ciclo se puede proceder a abrir las legumbres y extraer las semillas, estas pueden ser redondeadas o cuadrangulares, y tienen un color café rojizo o solo café.

¿Qué se puede hacer con la Jícama?

Gracias a su sabor dulce, la Jícama pueden consumirse cruda o cocida, funciona como un buen sustituto de la manzana, pues tiene un sabor similar, y también funciona como sustituto de papas para freír.

Para cocinarla debes retirar la cáscara, pues es difícil de digerir y contiene una molécula que es preferible evitar. Si decides comerla cruda puedes hacerlo en rebanas como ingrediente de ensaladas.

También puedes asarlas igual que las papas, cortarlas en rodajas y hornearlas, o también puedes hervirlas y usarlas para acompañar tus comidas.

Jícama con chile y limón

La Jícama es un tubérculo muy nutritivo y con beneficios increíbles que no puedes desaprovecha, además de tener un sabor dulce muy agradable y similar al de la manzana.

Si nunca has probado este tubérculo es momento de hacerlo pues te estás perdiendo de un sabor fresco, jugoso y dulce que es inigualable.